¿Qué es la Musicotanatología?

“La Música expresa aquello que no puede decirse con palabras pero no puede permanecer en silencio”.  Víctor Hugo

¿Qué es la MuSicoTANATOLOGÍA?

 

 

La Musicotanatología es una terapia aliada del campo de la salud que está específicamente indicada para acompañar la vida de las personas que se encuentran en cuidados paliativos. Utiliza fundamentalmente la música como herramienta para canalizar emociones, aunque también la verbalización; sigue el modelo humanista-transpersonal[1], en el que previamente es esencial establecer una relación de confianza entre el/la Musicoterapeuta y la/el paciente; pero sobre todo, requiere de un compromiso personal y una implicación en el proceso muy profundos por parte de la/del profesional de Musicotanatología para ofrecer un acompañamiento humano, cercano y de calidad.

[1] El modelo de Musicoterapia humanista transpersonal aborda al ser humano holísticamente, en todas sus dimensiones físicas, mentales, sociales, emocionales y espirituales, promoviendo la salud integral mediante la vivencia del sonido, la música, el movimiento, la voz, con la finalidad de que la persona o grupo de personas puedan autodescubrirse conscientemente a todos los niveles: corporal, mental, emocional, socio-familiar y espiritual.

El concepto de Tanatología procede del griego thánatos (= muerte. En al mitología griega, era Thanatos junto a su hermano Hypnos los porteadores del difunto, cumpliendo la función de dulcificar el viaje, junto a Hermes y Caronte); y logia (= ciencia). Es decir ciencia encargada del estudio de la muerte. La Musicotanatología es el arte de acompañar, cuidar y atender las necesidades físicas y espirituales de morir con música individualizada.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, define los Cuidados Paliativos como: «Un enfoque que busca mejorar la calidad de vida de los pacientes y su familia al afrontar los problemas asociados con una enfermedad en potencia mortal, gracias a la prevención y el alivio del sufrimiento por medio de la identificación temprana, la evaluación y el tratamiento del dolor y otros problemas físicos, psicosociales y espirituales». 

Cuando las ondas sonoras entran en el cuerpo, se producen por simpatía vibraciones de sus células vivas, que ayudan a restaurar y a reforzar la organización saludable. El alto contenido de agua de los tejidos corporales contribuye a transmitir el sonido, y el efecto general se puede comparar con el de un mensaje profundo a nivel atómico y molecular, (Kris Chesky, Donald E. Michel, 1991). Haendel afirmaba que no pretendía divertir a su público con sus composiciones; lo que quería era “hacerles mejores”.

La Doctora Elisabeth Kübler-Ross, a la pregunta de cómo es la muerte, responde: “Es maravillosa. Es lo más fácil que vamos a hacer jamás. La vida es ardua. La vida es una lucha. La vida es como ir a la escuela; recibimos muchas lecciones. Cuanto más aprendemos, más difíciles se ponen las lecciones (…) Por ello, debemos vivir hasta morir. Nadie muere solo”.

El Musicoterapeuta K. Bruscia, en su Libro Definiendo la Musicoterapia, da su visión sobre lo que debería ser la Musicoterapia en atención paliativa: “En la Musicoterapia en atención paliativa, el terapeuta y el cliente trabajan juntos durante un período de tiempo, utilizando experiencias musicales y las relaciones que se desarrollan a partir de ellas como un medio para examinar y trabajar las cuestiones que emergen durante los estados terminales del proceso de muerte.”

¿POR  QUÉ  ES  NECESARIA  LA  MuSicoTANATOLOGÍA?

Nos preocupamos por tener una vida digna y una calidad de vida que nos deje satisfechas/os, pero no nos paramos a pensar sobre nuestra propia muerte porque, para la sociedad en la que vivimos, está considerado como un tema tabú. Vivimos en la cultura de la vida y no de la muerte. Pensar en la muerte es ser catastrófico y pesimista. Las niñas y niños hablan de la muerte con naturalidad, pero ya desde pequeñas/os se nos enseña a dejar de lado ciertos temas y obviarlos el resto de la vida. Es por esto, que cuando nos llega el momento de afrontar nuestro final no estemos preparadas/os y surjan todos los miedos que durante tanto tiempo mantuvimos reprimidos.

Según Kenneth Bruscia «En la Musicoterapia en atención paliativa, el terapeuta y el cliente trabajan juntos durante un período de tiempo, utilizando experiencias musicales y las relaciones que se desarrollan a partir de ellas como un medio para examinar y trabajar las cuestiones que emergen durante los estados terminales del proceso de muerte

Tan importante es tener una vida digna como una muerte digna. No sentirse sola y sentirse acompañada, entendida, acogida, no juzgada sino querida es algo muy importante en esas últimas vivencias. Es aquí donde entra la labor de la/del Musicotanatóloga/o: la/el profesional que arropa la situación del/de la paciente desde el plano musical y a su vez proporciona paz y consuelo a los que van a morir: «vivir hasta morir», como decía la Doctora Kubler-Ross.

Este tipo de ayuda no sólo la necesita el/la paciente, sino también los familiares y amigas/os que padecen la pérdida de un ser querido. A estas personas igualmente se les atiende, se escucha y se les ayuda a comprender y superar la situación.

Los médicos-sacerdotes egipcios consideraban la música como la medicina del alma, y a menudo incluían terapias de cantos como parte de su práctica médica. La Biblia nos narra la historia de los efectos terapéuticos de tocar el arpa de David sobre las dificultades psicológicas de Saúl (Samuel, I, XVI-XIX); y conocida es la historia del Rey Felipe V de España, que superó su depresión al escuchar cantar al castrato Farinelli.

Por todo ello, nuestro Proyecto «Musicotanatología: Acompañar la vida en Cuidados Paliativos» que venimos desarrollando desde el mes de julio de 2017 en el Hospital Guadarrama, pretende dar respuesta a esta necesidad de acompañamiento especializado en la fase final de la vida.

 

MªBeatriz Gª-Castellano Gª. (Actualizado, abril 2017)